/ARRECIFES Y ESE «NO SE QUÉ» EN EL AUTOMOVILISMO

ARRECIFES Y ESE «NO SE QUÉ» EN EL AUTOMOVILISMO

Agustín Canapino ganó la primera del Súper TC2000 en Buenos Aires y es el segundo fin de semana de victorias para la ciudad más fierrera del país.

Arrecifes tiene algo con el automovilismo. No se sabe qué es. ¿Les darán nafta a los bebés cuando nacen? Es extraño, pero la ciudad no para de conseguir victorias a nivel nacional. El fin de semana pasado, en la tercera y cuarta fecha del Turismo Carretera, logró dos 1-2, con Nicolás Trosset y Valentín Aguirre en la final del sábado, y con el «Torpedo» y Agustín Canapino en la del domingo. Ahora, en la primera del Súper TC2000, el «Titán» festejó en lo más alto del podio.

Con la victoria de Aguirre en San Nicolás, Arrecifes llegó a las 109 en su historia, algo totalmente impensado para una ciudad que cuenta con poco más de 30 mil habitantes. Se dice que más de 700 pilotos surgieron de allí y todavía hay hilo en el carretel.

Se vienen nuevas generaciones de pilotos, como Mateo Fontana, hijo del ex Fórmula 1, quien ya realiza sus primeros pasos en el karting con sólo 4 años. Pero también hay más. Valentino Di Palma, hijo de Josito, ya cuenta con su primer máquina para salir a pista, en lo que sería la cuarta generación de la familia más fierrera de la ciudad.

En el Súper TC2000, Arrecifes tiene 51 triunfos, con 20 de Canapino, 15 de Luis Di Palma y Fontana y 1 de Patricio Di Palma. En cantidad de títulos en la categoría, hay 4. En el TC se encuentran los 4 títulos del «Titán», los 2 de Luis, 1 de Norberto, 1 de Carlos Pairetti y 1 de Ángel Lo Valvo, primer campeón de la especialidad.

Todo eso sin contar los 7 campeonatos de Canapino en el Top Race, ni tampoco los títulos de Supercart de Marcos Di Palma, su padre Luis y Rubén Bulla. Algo hay en Arrecifes. Medios de Italia y España fueron en varias oportunidades a la ciudad para corrobar esta increíble historia de una ciudad única en el mundo del automovilismo.

La respuesta a esta gran incógnita se puede ver en las calles día a día. En un bar, en la calle, en los boliches, en una estación de servicio. Allí siempre, pero siempre, se habla de automovilismo.

 

por Francisco Duhalde para Carburando

ETIQUETAS: