18/07/2024 - Edición Nº139


Interés General

FAMILY SEARCH

¿Buscando a los ancestros? Los mormones tienen toda la documentación y es gratis

06/07/2024 16:59 | Propietaria de lo que se considera como la colección genealógica más grande del mundo, FamilySearch es el producto de un esfuerzo iniciado por los mormones hace casi 130 años. En el sitio se pueden conseguir los documentos registrales de nuestros ancestros, requeridos para tramitar la ciudadanía.



En una inmensa bóveda que cubre más de 6.000 metros cuadrados en la Montaña de Granito, en las afueras de Salt Lake City, en Estados Unidos, se guardan 3.500 millones de copias de documentos de todo el mundo.

Son certificados de nacimiento, matrimonio y defunción, fotografías, formularios de extranjería... Todo lo que pueda ayudar a componer la identidad y demostrar el parentesco entre las personas.

En la sede de FamilySearch, por lo tanto, lo que vemos es la punta del iceberg. Que no es poco. Allí, toda esta enorme colección está microfilmada. Y todo el tiempo, decenas de investigadores voluntarios que usan el centro realizan escaneos, tanto por sus intereses personales como para contribuir a lo que se puede ver en línea.

Eso significa que, cada vez más, el sitio web de FamilySearch, creado en 1999, cuenta con millones de páginas de libros de registros judiciales, eclesiásticos, municipales y notariales de todo el mundo, así como copias de documentos civiles y religiosos de las más diversas procedencias. Todo abierto. Todo gratis.

 

Bautizar a los antepasados

Esto es así, porque la motivación de este trabajo, para los mormones, es religiosa.

Comenzaron el proyecto en 1894 (la iglesia fue fundada en 1830 en Estados Unidos). Caso dice que, en ese momento, la institución "se dio cuenta de que, para que su creciente población de miembros pudiera construir y compartir historias familiares, necesitaban tener acceso a los depósitos de registros genealógicos del mundo".

“Luego comenzó a coleccionar libros, luego pasó a ofrecer sus propios servicios de preservación de registros y acceso a archivos en todo el mundo, y hoy preservación de registros digitales y acceso a registradores, individuos y familias”, añade.

La idea de catalogar a toda la humanidad busca cumplir con uno de los pilares de esta denominación religiosa: el hecho de que, para ellos, los lazos familiares son eternos. Más que eso, defienden el derecho de bautizar a los antepasados muertos en la misma fe, por poder; para eso, es necesario conocer la información básica sobre ese pariente.

Creen que en la vida eterna toda la familia, desde el principio, estará unida, una idea que hace imposible no pensar en esos largos almuerzos dominicales a menudo tragicómicos con abuelos, tíos, cuñados, primos y todo tipo de parientes distantes.

“La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cree que las familias son la unidad central de comunidades sanas y fuertes. Cuanto más sepamos sobre los hombros ancestrales sobre los que nos apoyamos, más fuerte será nuestro sentido de identidad personal y familiar”, explica Caso.

“Conocer nuestra historia familiar también nos da un legado al que dedicarnos. La iglesia enseña que las relaciones familiares apreciadas pueden continuar después de la muerte. En consecuencia, la iglesia brinda gratuitamente los servicios de su organización sin fines de lucro FamilySearch para ayudar a todas las personas a descubrir, reunirse y conectarse con su familia a través de árboles genealógicos, registros de investigación y recuerdos”.

Por lo tanto, existe un incentivo para que cada miembro de la iglesia conozca al menos cuatro generaciones antes que la suya. Y, en ese sentido, el trabajo de los pioneros de la iglesia, que hacían genealogías en cuadernos, acabó dando lugar a esta impresionante base de datos totalmente digitalizada.

Conscientes de que la mayoría de los archivos de nacimientos, matrimonios y defunciones pertenecen o bien a instituciones civiles o, especialmente considerando los más antiguos, a la Iglesia católica, los investigadores mormones formaron y aún mantienen alianzas en las que suelen ofrecer la digitalización completa de las colecciones a cambio de conservar una copia en su base de datos. Con eso, FamilySearch se hizo grande.

Actualmente, según Caso, se están realizando 200 operaciones de digitalización en todo el mundo.

Además del edificio de la sede, hay otros 5.000 centros locales en todo el mundo y más de 1.000 unidades de investigación que funcionan en bibliotecas públicas, museos y centros de visitantes. Si abrirse a los no mormones supuso un aumento considerable de la base de datos, esta filosofía también se aplica a los usuarios.

 

Curiosidad y búsqueda de la ciudadanía extranjera

“Nuestro propósito es crear experiencias inspiradoras que traigan alegría a todas las personas a medida que descubren, se reencuentran y se conectan con sus familias, pasadas, presentes y futuras”, dice Caso. “Y cuando decimos 'todas', en realidad nos referimos a 'todas' las familias”.

“En otras palabras, todos los individuos, en todo el mundo”, dice.

El sitio web de FamilySearch está disponible en 34 idiomas y recibe de 20 a 30 millones de visitas al mes.

Con sólo ingresar algunos datos básicos como nombres, apellidos, lugar y año de nacimiento, los usuarios pueden iniciar su búsqueda a través de la opción "Árbol familiar".

Los perfiles almacenados en la plataforma provienen de diversas fuentes, lo que significa que al encontrar a una persona buscada, es probable que también se encuentren registros adjuntos a ella.

Además del sitio web, FamilySearch promueve iniciativas que fomentan el interés en la genealogía. En una de las plantas del edificio de la sede, por ejemplo, hay todo tipo de equipamiento para que cualquiera pueda pasar y digitalizar recuerdos familiares.

¿Te acuerdas de es esa vieja cinta VHS que no tienes en ningún otro lugar para ver? Tienen equipos para convertirla en un archivo de video digital. ¿La cinta es Super-8? También. ¿Antiguos DVD? Sí, claro. La contrapartida es el pedido de que parte de estos recuerdos familiares sean archivados en su base.

En otro piso se encuentra la impresionante biblioteca, con 500.000 ejemplares dedicados a historias familiares de todo el mundo.

FamilySearch también contiene aproximadamente 20.000 mapas históricos. Fueron especialmente útiles antes de que existiera internet para que los investigadores pudieran rastrear las historias de migración e incluso verificar los nombres de ciudades y pueblos que aparecen en documentos antiguos.

En la planta baja está lo que sería lo más parecido a la “Disneylandia de la genealogía” anunciada por Moon.

Se trata de un centro multimedia que, para deleite de las nuevas generaciones, permite un recorrido por la historia de las familias que dista mucho de ser aburrido.

Allí, por ejemplo, si inicias tu sesión con tu perfil en el sitio web de FamilySearch, una terminal multimedia obtendrá información de tu árbol genealógico para contarte la historia de tu familia.

Para quienes viven en el continente americano, lo mejor es ver el paralelismo con el contexto histórico que propició el movimiento de migraciones desde Europa hacia el Nuevo Mundo. Al mismo tiempo que se muestra a tu familia, se presentan hechos de dimensión histórica, dando un panorama general.

También es posible imprimir el árbol genealógico en grandes dimensiones, tomarse una selfie con un fondo falso que alude al lugar de origen de tu antepasado preferido e incluso existen algunas salas de estudio donde se invita a las familias a programar citas y grabar sus recuerdos.

Los mormones esquivan la pregunta de cuánto cuesta mantener toda esta estructura y servicios. Afirman que la acción está totalmente financiada por la iglesia, con la ayuda de valiosos patrocinadores, todos de la misma fe.

Fuente BBC